5 errores a evitar en tu plan de negocios

 

1. No enfocarse en un sólo modelo

Piensa bien la industria a la que se enfoca tu negocio y concéntrate en ella. No te vayas por las ramas ni intentes abarcar muchas industrias a la vez. Lo mejor es tener un objetivo concreto e ir hacia un solo mercado, de este modo todo se ajustará mejor: tus perspectivas de ventas, tu target, incluso tus ideas.

2. No cuidar que la escritura sea fluida

En este aspecto vale cuidar dos cosas con especial énfasis: la ortografía en primer lugar, porque es sinónimo de cuánta atención le pones a las cosas que tienen que ver con tu nueva empresa. En segundo lugar, no seas repetitivo. Trata de no construir la misma idea muchas veces aunque sea en distintas secciones. Lo mejor es que le des un seguimiento concreto a lo que escribes y tengas cada sección bien definida en sus funciones para no repetir ideas, aunque sea con diferentes palabras.

3. No ser consistente en las cifras

Lo ideal es que pongas la debida atención a las cifras de mercado, a las proyecciones de ventas y otros datos sobre los consumidores. Ten un proceso riguroso de investigación y plantéate el escenario económico más realista posible. Al momento de hablar de los objetivos a futuro, los regresos de las inversiones, las ganancias y pérdidas, no te vayas por los cielos, ni seas exageradamente optimista. No es lo mismo mantenerse realista que perder las esperanzas a que el negocio funcione, pero precisamente en orden de que lo haga, debes ser claro en las cifras.

4. Concentrarse demasiado en los productos y olvidar el plan de mercado

El producto es importante, pero no gastes todas las energías en hacer notar sus virtudes y beneficios al punto de terminar dejando de lado el destino final de los mismos: el cliente. Dale su espacio a tu plan de mercadotecnia y cómo piensas acercarte a los consumidores, dónde los encuentras y cómo te introducirás en el mercado. No dejes fuera aspectos importantes por concentrarte exclusivamente en otros.

5. No darle tu toque personal

Al fin y al cabo, es lo que te hará destacar. No imprimirle personalidad al plan de negocio es un error, porque son las cosas que te hacen distinto (y a tu empresa) las que importan. Debes tener la confianza suficiente en ti mismo como para saber en qué momentos puedes ponerte creativo. No le quites solemnidad ni seriedad al plan, especialmente si sí vas a presentarlo a inversionistas, pero no tengas miedo de darle un toque distinto para resaltar de entre los demás.

 

FUENTE: http://www.merca20.com

Anuncios