5 maneras de terminar bien el día, y seguir siendo productivo al día siguiente.

 

1. Revisa tu calendario y tu lista de actividades

No esperes a la mañana siguiente para definir todos tus objetivos para el día. En la noche, revisa lo que sí lograste y lo que tienes pendiente para mañana y organízalo. Por supuesto debes de mentalizarte para entender cabalmente que estas actividades serán para el día siguiente, no para que trates de hacerlas a esa hora de la noche. Revisar las cosas que lograste completar en el día te hará sentir mejor respecto a tus objetivos y el trabajo que pones en ellos. 

2. Deja todos los aparatos electrónicos al menos veinte minutos antes de acostarte

Eso incluye dormirse con la televisión prendida. Apaga tu celular, tu computadora y todo lo que pueda enviarte señales de nuevos mensajes, notificaciones o correo electrónico. También evita los juegos, pues tu cerebro se mantendrá demasiado activo y no encontrarás descanso. El sonido de nuevas notificaciones te impedirá relajarte porque sentirás la necesidad de contestar a tus mensajes. Veinte minutos antes apágalo todo y mejor lee un libro o escribe sobre tu día, lo que nos lleva al siguiente punto.

3. Elige tu ropa con anticipación

Hazlo en la noche y tenla lista para el día siguiente, el outfit completo. Piénsalo en base a las cosas que debes hacer al día siguiente. Si preparas tu ropa una noche antes, tendrás un desafío menos que enfrentar en la mañana. A veces es difícil elegir rápidamente qué vamos a ponernos durante la mañana, en especial cuando teníamos algo en mente y nos es difícil encontrarlo, o resulta que ni siquiera nos gusta tanto a como lo veíamos en nuestra cabeza. Tener nuestra ropa lista una noche antes te permitirá dormir más tranquilo, y despertar con más ganas.

4. Escribe un diario, o vacía tu cerebro en cualquier hoja de papel 

Parece un cliché pero no lo es. No solo tendrás mejor control de tus memorias cuando seas mayor, sino que el ejercicio de la escritura te ayudará a ir mejorando y también, a vaciar completamente tus ideas en una hoja de papel. Kevin Daum de Inc.com recomienda hacer este ejercicio cuando sientes que tus ideas dan muchas vueltas. Aunque no todo lo que escribas tendrá valor, te servirá como un desahogo nocturno.

5. Enfócate en pensamientos positivos justo antes de dormir.


Cuando ya estés en tu cama, a oscuras, piensa en todas las cosas buenas que ocurrieron durante el día y agradécelas. Valora las novedades que ocurrieron, lo que te hizo reír, las nuevas metas que alcanzaste, piensa en familia y amigos, y en lo que vendrá a futuro. Proyéctalo siempre de manera positiva, respira profundo y quédate con lo bueno.

 

FUENTE: http://www.merca20.com

Anuncios