5 formas de dominar tu ego

1. Identifica cuándo liderar y cuándo seguir.

 Puede ser difícil colaborar con otros que no tienen la mentalidad de emprendedor joven. Ser capaz de ver las cosas con una perspectiva de 360 grados podría ayudarte a mejorar la comunicación y la moral general de tu ambiente de trabajo. Esto puede ser particularmente importante en el momento de dar y recibir crítica constructiva. 

Intento recordarme a mí mismo que todas las personas que asisten a la universidad son estudiantes, y que somos personas que aún estamos aprendiendo las bases de cómo funciona el mundo. Si alguien tiene una idea, guarda silencio y escúchala con el 100 por ciento de tu atención. 

2.  Conoce la diferencia entre un ego saludable y uno destructivo. 

Existe una delgada línea entre tener seguridad en uno mismo y en ser un narcisista egoísta. Personalmente he descubierto que no hay nada malo con estar orgulloso de algunos logros, pero al mismo tiempo, debemos ser muy humildes sobre ellos. También, ten cuidado con la manera en que te presentas en redes sociales.

3. Lee libros de liderazgo. 

No des por sentado el conocimiento que emprendedores experimentados están dispuestos a compartir. Leer acerca de las experiencias de CEOs y directivos que han tenido éxito en sus carreras pueden elevar tu conciencia de algunos temas que podrían surgir en tu empresa y de cómo manejarlos profesionalmente. Tener esta valiosa información a la mano puede convertirse en un gran recurso en el futuro. 

4. Mantén los pies en la tierra. 

Los que somos parte de la generación millennial, constantemente estamos soñando con el futuro y con cómo podemos alcanzar nuestras metas de la manera más rápida y eficiente. Queremos cosas, y las queremos ahora. Habiendo dicho esto, puede ser difícil alcanzar una perspectiva balanceada de nuestro pasado y de lo que nos llevó a donde estamos hoy. 

Actividades como el yoga, la meditación, el ejercicio y escuchar música ayudan a reconectarnos con nuestras raíces. Cualquiera que sea la actividad que te ayude, siempre recuerda de dónde vienes y las personas que te han ayudado. 

5. Haz un voluntariado. 

Aunque sea durante un mes, ser voluntario puede valer mucho la pena. Ya sea en un refugio para personas sin hogar, una organización para niños con cáncer o un evento de caridad local, un voluntariado puede cambiar tu vida y los valores de tu empresa. Si estás muy involucrado con la comunidad emprendedora de tu ciudad, considera ser un mentor para alguien con menor experiencia.

 

FUENTE: http://www.soyentrepreneur.com

Anuncios