Cómo construir una marca para tu startup

20140422-095135.jpg

1. Descubre tu “porqué”.
Si no has pasado tiempo averiguando porqué existe tu marca, será muy difícil construirla. Necesitas ir mas allá de ese “qué” construyes y “cómo” lo haces e ir al corazón del “porqué”. Este acto actuará como una base en la cual construyes todo. Es algo a lo que puedes regresar y te dirigirá durante las decisiones de marca más importantes que inevitablemente enfrentarás.

2. Toma eso y profundiza en la historia de tu marca.
La visión más amplia de tu marca es la historia de ésta, debería estar completamente documentada y que todo el equipo la conozca. Esto les dará una idea de cómo eres, lo que ofreces y sabrán porqué eres diferente y especial.

Esto puede tocar su corazón, pero incluye todos los activos que un análisis tradicional de fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas tendría. Esta es una función de fuerza por lo que tienes que pensar en “¿cuánto hablarías de tu propia marca?” De la historia saltarán frases increíbles que puedes aprovechar en la prensa o biografías.

3. Pasa tiempo identificando la marca. Muchas empresas piensan que esto sucede orgánicamente, pero entre más intención le puedas dar estarás mejor. La identificación de tu marca cambiará a lo largo de los años, pero cuando estás empezando, si lo alineas con tu equipo fundador y contigo, todo lo demás se sentirá más natural.

Tu identidad incluye los elementos visuales de tu marca. Esto es todo desde comunicaciones, logo, colores, entre otros componentes. Te sorprenderá como, al poner una tarde en esto, puede ayudar a futuras iteraciones para que caigan en su lugar más rápido. También serás capaz de contratar diseñadores rápidamente ya que tendrás una mayor identidad fundacional.

4. Dale espacio para crecer.
Soy optimista al creer en la coherencia de la marca, pero no ser alcanzado en la consistencia de la misma. Si te enfocas mucho en “quedarte con la marca” no le darás espacio para crecer.

Sobre todo, desde el principio, es probable que comience a asumir una vida propia, ¡espero que no! Si la gente empieza a compartir y a conectarse con tu marca, tal vez la usen de una forma que ni siquiera habías planeado. Pueden sugerir cambios al logo o crear hashtags para ti. No los desprecies sólo porque no están “a bordo”. Eso ahoga a la marca y toma la vida que la alimenta.

5. Una marca es creada no definida. Que no te engañen, tu no “defines” tu marca. Tú la construyes, la envías, la ayudas a crecer y a que la reciban bien. Pero tú no la “defines”. Las mejores marcas en el mundo toman vida propia.

Las marcas tienen aspectos como el logo, los colores, voz e historia, pero también terminan incluyendo la reacción del mercado, de tus clientes, una gran filosofía, entre otras cosas. Las grandes marcas representan una perspectiva mayor que la de la empresa, siendo ésta la que la encontró.

FUENTE: http://www.soyentrepreneur.com

Anuncios